DiseñoIdentidad

Rebranding: Innovación de tu marca

Publicado el
REBRANDING INNOVACIÓN CAMBIO RECOMENDACIONES

El rebranding es una práctica recurrente en las grandes marcas. GAP, British Petroleum, Pepsi, Zara o Apple son apenas unos cuantos ejemplos de este fenómeno. No obstante su creciente popularidad, ¿cómo es posible discernir el mejor momento para comenzar una campaña de rebranding?

Las marcas son elementos de marketing cuyo principal objetivo es satisfacer al consumidor: sus deseos, necesidades, ideales e incluso emociones. La identidad de marca hace mancuerna con todos estos elementos a través del nombre de la empresa, el logo, slogan y la identidad visual.

Es por ello que el rebranding es un fenómeno fundacional para todas las marcas, ya que implica la reevaluación sobre la identidad visual que podría satisfacer las exigencias y necesidades de un público meta, así como capturar nuevos clientes y mejorar las ventas.

 

¿Cuándo es idóneo hacer rebranding?

Existen importantes razones por las cuales el rebranding podría ser una estrategia necesaria al interior de una empresa:

  • Cada cierto tiempo, es esencial plantear si la imagen de la marca sigue siendo relevante, especialmente si la empresa ha tenido presencia durante mucho tiempo en la memoria colectiva de los consumidores y se ha vuelto insípida o anticuada.
  • La atracción de nuevas audiencias es una razón importante por la cual impulsar una estrategia de rebranding, ya que permite concentrar la atención en sectores demográficos antes ignorados pero potencialmente rentables a largo plazo.
  • Sincronizar la imagen corporativa con las nuevas tendencias gráficas y publicitarias es un movimiento arriesgado pero también importante en una estrategia de rebranding, pues permite a la empresa ganar popularidad y vigencia.

Cabe mencionar que una estrategia de rebranding no solucionará de manera inmediata una caída en las ventas, la pérdida de clientes por descrédito o el desinterés por la marca o su identidad gráfica. El rebranding, en ese sentido, funge más bien como un acto preventivo de este tipo de situaciones que muchas empresas experimentan cuando han jugado a la segura demasiado tiempo.

Finalmente, es importante recordar que una marca que no cambia está destinada a fallar, pues debe mantenerse en constante movimiento y actualización para conservar relevancia y memorabilidad en sus audiencias objetivo. No obstante la constante necesidad de innovación y mejora continua al interior de una organización, una planificación cuidadosa permitirá que la transición a una nueva imagen e identidad de marca sea práctica y de alto impacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *