DiseñoIdentidadUncategorized

Tarjetas de Presentación: herramientas perdurables

Tarjetas de Presentación: herramientas perdurables

Para algunas personas, utilizar tarjetas de presentación puede parecer un gesto ya anticuado. En una sociedad sumergida en redes cada vez más digitalizadas, donde predomina el correo electrónico, la mensajería instantánea, los portafolios web, las reuniones remotas y el almacenamiento de información en nubes, el uso de tarjetas de negocios parece un sinsentido, una práctica sentenciada a desaparecer.

No obstante y pese a todos los avances tecnológicos de las últimas décadas, la tarjeta de presentación parece no contar aún con un sustituto de última tecnología que cumpla todas sus funciones actuales, tan esenciales en el mundo de los negocios. Su uso aún sigue siendo extendido y existen razones por las cuales las tarjetas de negocios aún se pasearán en los bolsillos de grandes y pequeños empresarios:

 

La tarjeta de presentación es la reina de las primeras impresiones

Este pequeño papel no sólo proporciona detalles personales e información de contacto. Si el diseño es sobrio, elegante, profesional y cercano, creará una primera impresión sólida en potenciales clientes y aliados comerciales o profesionales. Se trata de una inversión a largo plazo que podría crear importantes vínculos empresariales.

 

La tarjeta de presentación es personal y profesional al mismo tiempo

A diferencia de un frío correo electrónico, la tarjeta de negocios tiene la gran ventaja de ofrecer información relevante y personal (como el número celular o un nombre completo) en un contexto profesional y objetivo, en el que existe la oportunidad de charlar e intercambiar ideas o proyectos con el interlocutor.

 

La tarjeta de presentación introduce tu marca e identidad empresarial

Una tarjeta de presentación memorable no sólo crea una excelente primera impresión, sino que además representa una gran oportunidad de exaltar la identidad gráfica de una empresa. Ya sea a través de logos, tipografías o paletas de color, toda tarjeta de negocios con un diseño atractivo podrá destacar entre el resto y posicionar de manera favorable a la empresa.

 

La tarjeta de presentación es sinónimo de planificación

Ningún acto es fortuito en el mundo de los negocios. Una mente enfocada al desarrollo empresarial siempre está preparada para aprovechar cada oportunidad para beneficiar sus proyectos y objetivos. Entregar una tarjeta de presentación no sólo indica gran profesionalismo, sino además planificación y organización, ambas cualidades altamente valoradas en un entorno competitivo en el que el perfil previsor normalmente es el que prevalece.

 

Breves recomendaciones antes de crear tu tarjeta de presentación

  • Lo barato sale caro, por lo que en ocasiones por ahorrar unos pesos se obtiene un producto de mala calidad (quebradizo, mal impreso, decolorado) que no logrará obtener una buena impresión. Es preferible invertir en un producto memorable que gastar poco en uno desechable.
  • Menos es más, entre menos información mayor sobriedad en la tarjeta y oportunidad de presentación visual. Un teléfono y correo electrónico legibles son información suficiente en una tarjeta de presentación y dan espacio para detalles visuales únicos y perdurables, atractivos para un interlocutor interesado.
  • Apuesta a la memoria, atrévete con un diseño original que destaque entre el resto y que permanezca en el recuerdo. Texturas, colores, formas, papeles, ilustraciones y tipografías son excelentes herramientas recurrentes para crear un diseño único.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *